El retorno de la innovación

La medición de las tasas de retorno de la innovación (ROI) siempre se ha considerado un problema de difícil resolución.

La alternativa más utilizada es el conocido “imagínese lo que no hubiera conseguido”. Sin embargo, este no puede ser un argumento valido para ignorar la importancia que tiene la visualización de beneficios tangibles a la hora de otorgar credibilidad a los procesos de innovación y buscar vinculación a los mismos por parte de las personas de la organización.

Frente a este argumento, los más escépticos barajan la afirmación de que “aquello que no se puede medir, simplemente no existe”. Este es un argumento aún más descabellado si cabe. De hecho, aceptarlo supondría eliminar la existencia del capital intangible en la organización.

Y.Innovación se preocupa por los retornos como una de las primeras prioridades a establecer en un proyecto.

De partida, establecemos una distinción entre retornos de competencia y retornos competentes.

Los Retornos de Competencia son visualizables y cuantificables aplicando una serie de indicadores críticos previamente establecidos. Estos retornos pueden variar según la naturaleza y duración del proyecto, pero, en términos generales, consideramos que un retorno de 2 puntos es equilibrado para inversiones situadas entre 100.000 y 500.000 euros, mientras que retornos superiores a 4 puntos podrían considerarse “excelentes”.

Los Retornos Competentes no son necesariamente visualizables en un primer momento, pero a medio plazo son cuantificables utilizando las vigilancias e indicadores adecuados. Estos retornos pertenecen a la esfera del capital intangible de la organización y se traducen en mayores niveles de eficacia y eficiencia al actuar sobre variables tales como las competencias estratégicas, conocimiento tácito y talento.

Dejar un comentario

Puedes usar algo de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>